5 Tratamientos para la Hiperhidrosis (sudoración excesiva)

hiperhidrosis tratamiento

La sudoración excesiva o hiperhidrosis es una afección médica, la cual provoca que las personas transpiren en exceso incluso a una temperatura fresca o en reposo. La hiperhidrosis puede presentarse de dos maneras: cuando la sudoración excesiva afecta a las manos, pies y axilas, se denomina hiperhidrosis primaria o focal. Este tipo de hiperhidrosis afecta al 3% de la población, se desconoce su causa, pero existe un patrón hereditario. En cambio, si la sudoración en exceso es causada por otro problema médico (por ejemplo cáncer, hipertiroidismo, ciertos remedios, menopausia, infecciones, etc), es llamada hiperhidrosis secundaria y puede presentarse en todo el cuerpo o de manera localizada. Para entender qué es la hiperhidrosis y que la causa, te invito a leer un post anterior que lo explica.

Tratamientos para la hiperhidrosis

1. Antitranspirantes

Primero que todo se debe distinguir entre desodorantes (que ayudan a reducir el olor, pero no la sudoración) y los antitranspirantes. Existen en el mercado antitranspirantes fuertes (de grado farmacéutico), especialmente formulados para sudoración excesiva, que taponan los conductos de las sudoríparas, evitando así el exceso de líquido liberado. Sus agentes astringentes actúan directamente sobre las glándulas y el epitelio, por lo que el torrente sanguíneo no absorbe ninguno de sus componentes. Estos productos contienen del 10 al 15% de hexahidrato de cloruro de aluminio y no necesitan receta médica.

Los productos a base de Cloruro de aluminio generalmente usan todos los días como tratamiento inicial se, pero después de normalizarse la sudoración, es probable que la persona necesite usarlo únicamente una vez cada una a tres semanas.En casos más extremos se puede aplicar por las noches, productos con mayor concentración del medicamento en las áreas afectadas. Los antitranspirantes fuertes pueden causar irritación de la piel (que puede ser tratada con cremas a base de esteroides) y las grandes dosis de cloruro de aluminio pueden llegar a dañar la ropa.

2. Iontoforesis

La Iontoforesis es un procedimiento que está aprobado por la FDA (organismo regulador en USA). La técnica consiste en usar corriente eléctrica (muy suave e indolora) para cerrar temporalmente la glándula sudorípara. Este tratamiento resulta ser más efectivo para la sudoración de las manos y de los pies. Las manos o los pies se meten en agua y luego se pasa una corriente eléctrica suave a través de ésta. La electricidad se incrementa gradualmente hasta que se siente una ligera sensación de hormigueo. La terapia dura aproximadamente de 10 a 20 minutos y requiere varias sesiones.

El efecto de este tratamiento puede durar desde seis horas a varios días, y no resulta eficaz en todos los casos. Iontoforesis: la sudoración se puede reducir después de 6 a 10 sesiones. Después de eso, la persona puede necesitar tratamiento una vez cada una a cuatro semanas. Los efectos secundarios, aunque son poco comunes, abarcan ampollas y agrietamiento de la piel.

3. Medicamentos

Existen medicamentos que ayudan a prevenir la sobre estimulación de las glándulas que provocan el exceso de sudor. Estos medicamentos requieren de la receta de un especialista, no resultan ser efectivos en todas las personas y pueden tener efectos secundarios como mareos, visión borrosa, problemas con la micción, estreñimiento, boca seca, etc.

El tratamiento de la hiperhidrosis con medicamentos se recomienda cuando no se obtuvieron resultados favorables otros tratamientos con anti transpirantes o iontoforesis, y no se pueden indicar por periodo largo de tiempo.

4. Botox

La toxina botulínica tipo A (que tiene nombre comercial Botox) es una neurotoxina que bloquea la transmisión sináptica del neurotransmisor acetilcolina. Este neurotransmisor es necesario para que las glándulas sudoríparas reciban la señal para comenzar a trabajar. Es un tratamiento aprobado por la FDA y es muy usado para tratar el exceso de sudor en las axilas. Se inyectan pequeñas dosis de toxina botulínica debajo del brazo, bloqueando temporalmente los nervios que estimulan la sudoración. Los efectos secundarios incluyen dolor en el sitio de la inyección y síntomas seudogripales. El Botox utilizado para el sudor en las palmas de las manos puede causar debilidad leve pero temporal y dolor en la zona. El efecto de este tratamiento tiene una duración de seis meses y puede realizarse en manos, pies y axilas. 

Existen algunos posibles efectos secundarios como hematomas, inflamación de la piel, dolor, enrojecimiento de la zona tratada, disminución de sensibilidad y atrofia muscular. Existen casos reportados de pacientes que han desarrollado anticuerpos para la toxina, lo cual reduce su efecto terapéutico.

5. Cirugía

La cirugía para tratar hiperhidrosis se llama Simpatectomía por toracoscopia o Simpatectomía torácica endoscópica y es utilizada en casos graves en los que los tratamientos antes mencionados no han tenido una respuesta positiva. Esta técnica quirúrgica resulta ser efectiva principalmente para los casos de exceso de sudoración de cara y manos, también se realiza para la sudoración de axilas con una tasa de éxito menor.

El procedimiento se realiza por laparoscopia (mínimamente invasiva) y consiste en cortar de forma irreversible la comunicación entre los nervios y nódulos que activan la sudoración y las glándulas sudoríparas. En algunos casos los pacientes operados mediante esta técnica sufren un efecto denominado sudoración compensatoria, es decir, el cuerpo elimina por otros sitios el sudor que no se puede eliminar por las zonas bloqueadas. Normalmente las zonas de compensación son la espalda, el abdomen o las piernas.

La técnica se realiza mediante anestesia general y es un tratamiento difícil de revertir en el caso de no quedar conforme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Menu Title