Reducción Mamaria

reduccion mamaria

La cirugía de reducción mamaria no sólo sirve para mujeres que tienen por objetivo disminuir el tamaño de sus pechugas por razones estéticas, también ayuda a mujeres que tienen una asimetría en su forma o tamaño, logra aliviar dolores y molestias de cuello, hombros y espalda causados por el exceso de peso de las mismas y  mejora la forma de un busto caído y pesado, consecuencia de la lactancia o cambios de peso. Este procedimiento puede ser realizado a cualquier edad, pero se recomienda esperar a que tus pechugas estén completamente desarrolladas para realizarla sin cambios posteriores del resultado. El procedimiento de reducción mamaria puede en algunos casos ser cubierto por el sistema de salud.

Lo primero que debes tener claro si estás pensando en realizar esta intervención es que implica cicatrices de gran tamaño. Hay varios tipos de técnicas para realizar una reducción de mamas, pero la más usada implica tres incisiones:

  1. Alrededor de la areola.
  2. Incisión vertical desde la porción inferior y central de la areola hasta el centro del pliegue inferior de la mama (en algunos casos, esta incisión puede evitarse)
  3. Incisión que sigue la curvatura natural del pliegue inferior mamario.

reduccion-mamaria

El procedimiento implica remover el exceso de tejido mamario, grasa y piel, para luego re ubicar la areola y el pezón en una posición más alta. La piel que originalmente se encontraba por encima del pezón se baja y se junta para moldear la mama. Hay algunos casos más extremos, en los que el contorno de la areola se estira mucho a causa del gran tamaño de la mama, en estos casos se puede también reducir su tamaño, incluso, se puede dar que la areola se desprenda completamente y se re aplique en una posición más alta (en casos de bustos extremadamente grandes). El problema es que al retirar completamente el pezón, se pierde la posibilidad de amamantar y la sensibilidad del mismo. Algunos doctores realizan además una liposucción alrededor de la mama (zona de la axila), para mejorar el contorno de la mama.

Aspectos a considerar

  • Dependiendo de la edad o antecedentes familiares de cáncer, es recomendable realizar mamografías previas y posteriores la intervención para detectar cambios futuros en el tejido mamario. La operación no aumentará su riesgo de desarrollar cáncer de mama.
  • Se debe evitar fumar antes de la operación para obtener una buena cicatrización y no tomar Aspirina ni remedios antiinflamatorios que puedan aumentar el riesgo de sangrado.
  • Lo más común es que se realice con anestesia general y con uno o dos días máximos de hospitalización. Aunque hay casos en los que se hace de manera ambulatoria.
  • Luego de la intervención, la zona queda inflamada y morada, es normal y pasa luego de un par de semanas.
  • Hay muchos casos en los que se deja un drenaje en la zona afectada, para evitar acumulación de fluidos. Los tubos de drenaje son retirados generalmente uno o dos días después de la intervención.
  • Durante el post operatorio, se utilizan apósitos de gasa para cubrir la zona, aplicados con un vendaje elástico o un sostén quirúrgico que se deberá utilizar las siguientes semanas según indicación médica.
  • El tiempo de recuperación varía dependiendo cada caso en particular, pero por lo general suelen ser dos a tres semanas para quedar en perfectas condiciones. Durante este tiempo no se deben realizar movimientos que impliquen fuerza y evitar manipular la zona. Durante las primeras semanas, el dolor es controlado con medicamentos, luego de este período pueden continuar las molestias, pero no debiera existir dolor.
  • Debes considerar que las cicatrices se harán menos visibles con el tiempo, pero no desaparecen. El resultado final de las cicatrices varía mucho dependiendo el caso y la capacidad de cicatrización.
  • El tamaño y forma del nuevo busto no se debería ver alterado, al menos que existan considerables cambios en el peso o embarazo. Sin embargo, el paso del tiempo y la fuerza de gravedad hay cambios graduales del resultado de la forma de las mamas.

Riesgos y Complicaciones

Las complicaciones de esta cirugía son poco comunes:

  • Reacción adversa a la anestesia
  • Posible sangrado
  • Infección
  • Posible asimetría del tamaño de las mamas y altura del pezón
  • Es poco probable pero puede perderse la sensibilidad de la mama y/o de los pezones.
  • Existen raros casos en los que se pierde la capacidad de amamantar.
  • En el caso de tener un mal resultado con las cicatrices, se puede recurrir a una segunda intervención para mejorarlo.
  • En el raro caso de daño o pérdida de la areola y/o el pezón, estos pueden reconstruirse satisfactoriamente utilizando injertos de piel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Menu Title