¿Qué es la Tanorexia?

tanorexia

Recuerdo que mi abuela me retaba cuando me bronceaba mucho, decía que no había nada más lindo que la piel bien blanca, y por supuesto yo siempre quería estar lo más bronceada posible. El hecho es que un lindo bronceado ayuda mucho a que la piel se vea mejor, camufla la celulitis, pequeñas venitas llamadas arañas vasculares y todo tipo de irregularidades en la piel. Pero como todo, también tiene su parte mala, los riesgos de cáncer a la piel, las manchas, el envejecimiento cutáneo prematuro debido a los radicales libres y la deshidratación que causan los rayos UV.

Los fanáticos del sol, se escudan en que el cuerpo produce la vitamina D cuando la piel se expone directamente al sol, pero el hecho es que sólo con 15 minutos de caminata al aire libre, es suficiente para generar la cantidad necesaria de esta vitamina.

¿Qué es la Tanorexia?

La tanorexia es la obsesión por estar bronceados. Al igual que una persona anoréxica percibe que su cuerpo está con más peso del que tiene, los que sufren de tanorexia, al mirarse en un espejo, perciben que su piel necesita estar más bronceada.

El término tanorexia fue creado por dermatólogos estadounidenses (año 2005 en la Academia Norteamericana de Dermatología), para describir a un grupo de pacientes que acudían a sus clínicas con lesiones cutáneas causadas por los rayos ultravioleta. A pesar de los riesgos de cáncer a la piel y otros problemas, estos pacientes continuaban con las exposiciones excesivas.

La tanorexia es un trastorno psicológico, no una enfermedad médica, aunque suele estar acompañada de lesiones cutáneas y otros problemas dermatológicos. No es extraño que esta enfermedad pueda estar asociada a trastornos depresivos, fobias sociales y trastornos obsesivo-compulsivo.

Según estudios publicados el año 2006 por investigadores del Centro Médico Bautista de la Universidad Wake Forest (EE UU), para los tanoréxicos, el hecho de no poder tener las dosis de radiación puede producir síntomas similares a los de la abstinencia de las drogas. Los rayos UVA de las camas solares ayudan a la producción de endorfinas (sustancias químicas cerebrales que producen sensación de euforia y alivian el dolor), las personas que se broncean demasiado experimentan síndrome de abstinencia cuando las sustancias químicas de bienestar quedan bloqueadas.

¿Quienes sufren esta enfermedad?

El perfil típico de la persona que padece tanorexia es el de una mujer entre 17 y 35 años. Esta enfermedad es una dismorfobia (preocupación excesiva por algún defecto físico, ya sea real o imaginario) en la que la persona tiene la percepción de que su piel nunca está morena, por lo que se expone de manera excesiva a los rayos UV, lo que implica riesgos a su salud.

Las personas que sufren de tanorexia siempre tendrán la piel bronceada en exceso, si es invierno y no pueden tomar sol, se las arreglan de alguna manera con el uso de camas solares. Además de los riesgos a la salud, estas personas sufren de un envejecimiento prematuro de la piel, lo que provoca que su aspecto sea rugoso, áspero, deshidratado, y las líneas de expresión se marquen mucho más que una persona normal. 

Los que sufren tanorexia no reconocen que sufren un trastorno. También son personas que presentan un grado de ansiedad alto ante la posibilidad de perder el bronceado adquirido, incluso es frecuente la competencia con otras personas para ver quien se encuentra más moreno(a). Siempre manifiestan que su piel está pálida o que no está tan morena como les gustaría. El hecho de no lograr un tono suficientemente oscuro genera en los tanoréxicos angustia y sentimientos de culpa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Menu Title