Mitos de la alimentación durante el embarazo

Mitos sobre la alimentación durante el embarazoEsta semana, nuestra Nutricionista,  Joyfe Gil, ha querido desmitificar varios conceptos en torno a la alimentación durante el embarazo. Espero que les sea de utilidad.

  • Es necesario comer por dos: En realidad, durante el embarazo, deben solo aumentar unas 200-300 calorías diarias su dieta para cubrir las necesidades suyas y las de su bebé. La clave está en la calidad de los alimentos que se ingieren, no en la cantidad.
  • No importa el aumento de peso. Los ginecólogos opinan que lo recomendable es que las embarazadas aumenten entre 10 y 14 kilos. Los aumentos de peso por encima de estos kilos aumentan el riesgo de hipertensión y diabetes y hacen que aumente el riesgo de complicaciones en el parto y post parto.
  • En el embarazo no hay alimentos prohibidos. Las latas sin cocinar, pescados crudos, carnes semi crudas, así como el alcohol, deben evitarse por completo durante el embarazo. Además, la cafeína y las bebidas con gas, entre otros, también deben consumirse con moderación.
  • El limón y el perejil provocan abortos: Los abortos son provocados por causas médicas y en ningún caso por la ingesta de alimentos. Tampoco por el consumo de limones, ni de perejil, que les aportará pequeñas cantidades de vitaminas y fibras.
  • Hay que suprimir las grasas. Otro mito falso. Las grasas son necesarias para el organismo y constituyen uno de los nutrientes esenciales durante el embarazo para el desarrollo de tu bebé. No se debe realizar en ningún caso una dieta adelgazante, ya que que las grasas deben ser alrededor del 30% del consumo diario. En cualquier caso, se debe distinguir entre las grasas saturadas (carne, lácteos, embutidos), que es conveniente consumir con moderación, y las insaturadas (aceite de oliva, pescados, frutos secos), importantes para el desarrollo del bebé.
  • Si soy vegetariana tengo que cambiar mi dieta. Aunque no es lo más recomendable, lo cierto es que una dieta vegetariana puede ser también saludable durante el embarazo si subes de peso adecuadamente y si tu médico no te indica lo contrario.
  • Mejor no comer sal. Aunque siempre se recomienda reducir el consumo de sal, nadie debe eliminarla por completo. Tampoco las embarazadas, ya que la sal se compone de cloro y sodio, que son minerales esenciales para nuestro organismo.
  • La comida picante le hace mal al bebé. Si te gustan los sabores picantes, no tienes porque evitarlos. Si antes del embarazo no te afectaba ningún tipo de comida picante, no hay razón para que ahora afecte a tu cuerpo o al bebé. Eso sí, hazlo con moderación para evitar molestias como la acidez estomacal.

Todo lo que comas le llega a tu bebé, sea bueno o malo.

Cariños.

Equipo Babymed.
Agenda tu hora para evaluación y tratamiento nutricional aquí.

MIra la entrevista sobre Diabetes Gestacional  y pauta de alimentación con Titi Aguayo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.