Lobuloplastia: Reparación del lóbulo de la oreja rasgado

lobuloplastia

El uso de aros pesados o el jugar con ellos, tirándolos, es la principal causa de que el orificio del lóbulo de la oreja se alargue o rasgue completamente. Algunas mujeres se hacen otro orificio, otras simplemente dejan de usar aros, la única solución definitiva y estéticamente correcta es la cirugía.

En qué consiste la Lobuloplastia

En la Clínica Lo Curro, realizan este procedimiento por lo que le pedí al doctor Rodrigo Ramírez que nos contara en qué consiste y que debemos saber sobre esta cirugía.

Cualquier persona puede pasar por esta operación. El principal problema es que, dependiendo el compromiso del lóbulo, al corregirlo este puede acortarse considerablemente. Este acortamiento, muchas veces es conveniente, sobre todo en personas mayores que con la edad el lóbulo se extiende mucho.

Aunque la intervención parece simple, es importante que sea realizada por cirujanos plásticos, o cirujanos generales con experiencia en el tema. No es recomendable que la cirugía sea hecha por otros profesionales, pues puede quedar un lóbulo muy pequeño o asimétrico, o una invaginación (doblez hacia dentro) del borde de éste. Es fundamental tomar en cuenta que el centro donde te van a intervenir esté certificado para realizar procedimientos quirúrgicos, pues los procesos de esterilización y los materiales son muy importantes para evitar riesgos de infección o transmisión de enfermedades.

La cirugía dura alrededor de 20 minutos y se realiza con anestesia local.  Solamente en algunos casos, es necesario agregar algo de sedación. Dependiendo del daño que tenga el lóbulo se puede hacer desde una pequeña resección (extirpar parte del lóbulo), hasta un colgajo para reconstruir el lóbulo. En el caso de que se deba reconstruir, el procedimiento podría demorar unos 40 minutos.

Dependiendo la técnica usada el hoyo de la oreja puede quedar o no hecho. En el caso de realizar un colgajo, el hoyo de la oreja queda listo en la misma cirugía y en cambio, al realizar una resección hay que re hacer el hoyo de la oreja luego de un mes de recuperación.

Las cicatrices y cuidados posteriores

Queda una cicatriz lineal y una circular en el caso de que fuera necesario un colgajo. Una técnica muy usada para la reparación del lóbulo de la oreja rasgado es realizar una cicatriz de forma oblicua para que los aros cuelguen sobre la cicatriz (como esta es más rígida, evita que el lóbulo vuelva a rasgarse). Lo ideal para ablandar estas cicatrices es realizar masajes post operatorios y usar aros con sistema de «clip» alrededor de tres semanas. Luego de un mes se pueden ocupar aros colgantes de manera normal.

La recuperación de este tipo de cirugía es rápida. Lo ideal es hacer reposo durante el día y al día siguiente ya puede volver a sus actividades normales.  Los puntos se retiran en un período de dos a tres semanas. Generalmente el dolor es menor y no es necesario tomar medicamentos.

Los cuidados posteriores para evitar que vuelvan a rasgarse implica usar sólo aros livianos y recuerda quitártelos cuando duermes, te vistes o desvistes para evitar accidentes y prevenir el re-estiramiento de los lóbulos.

Las complicaciones de esta cirugía son bajísimas. El único problema que puede existir es la asimetría entre un lóbulo y otro. En el minuto de la cirugía se puede ver esta incongruencia, la cual es fácil de reparar haciendo una pequeña incisión en el lóbulo. Otro problema que puede existir es en pacientes de edad donde los lóbulos se encuentran alargados y adelgazados. En esto casos se inyecta grasa extraída de la cara interna de las rodillas o el pubis ya que es una grasa parda que hace más duradero el resultado (con buena técnica el resultado puede ser definitivo).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Menu Title