La Experiencia de la dieta del Genotipo

Mi querida amiga Soledad Marín, nos cuenta de su experiencia con la dieta del genotipo y de cómo logró bajar doce kilos.

dieta del genotipo

Soy cazadora: mi experiencia con la dieta del genotipo

Nunca me ha gustado hacer dietas. A eso de los 15 años las hice todas: la de la sopa, la de la fuerza aérea, la de la luna….todas! Después con el tiempo consideré que no eran efectivas y fui perdiendo toda la voluntad para retomar este (mal) hábito.

Luego de tener a mi segundo hijo subí bastante y como cada vez estaba más lejos de mi peso ideal, cada día hacía menos por cuidarme. Una de mis compañeras de trabajo empezó a hacer la famosa dieta del genotipo, y nos fue convenciendo ya que efectivamente bajó mucho, y más que eso, se veía súper bien.

Partí, sin presionarme mucho y poco convencida. Lo que si me aseguré es que fuera un centro certificado, porque como está de moda hay muchos lugares que la promueven, pero no todos estén debidamente certificados. Este lugar se llama Genonutrición y está formado por dos hermanas que son nutricionistas certificadas en esta dieta. Me recibió una de ellas que me pesó, midió mi porcentaje de grasa y luego hizo muchas mediciones nuevas para mí: el largo de los dedos de mi mano, el ángulo de mis pies al pararme, me  puso un papel en la lengua para ver qué sabor sentía (era amargo!). No me pinchó para saber mi grupo sanguíneo, porque yo sabía cuál era.

Y bueno, me explicó que el genotipo está basado en el principio de que dependiendo de nuestro perfil, hay alimentos tóxicos que van haciendo que nuestro metabolismo se vuelva lento, y que van en cierta medida “intoxicando” cada uno de nuestros sistemas. Por el contrario, están los superalimentos que hacen que nuestro cuerpo acelere su metabolismo y vaya sanándose.

Bueno, tal como me imaginaba yo estaba bien pasada en kilos y lo más importante, en porcentaje de grasa. Me preguntaron cuál sería mi peso ideal, yo dije 58, y encontraron que era correcto……debía bajar 13 kilos!!!

Mi perfil era el del cazador. Para mi suerte, era bastante amable y fácil de hacer. Me explicaron que yo tenía un metabolismo muy rápido y eso me permitiría bajar de peso siempre y cuando comiera los alimentos adecuados. Me hicieron una dieta que en calorías era casi lo mismo que estaba comiendo, pero con otro tipo de comidas. Podía comer todo tipo de carnes, menos cerdo. Lechuga (que no fuera escarola) porotos verdes, brócoli, betarragas. Había que eliminar todos los lácteos y todo lo que tuviera gluten. Tuve que eliminar la cerveza (eso lo sentí) pero podía tomar champaña y vino. Descubrí las galletas de arroz, la quínoa, la chía. Lo que si recalcaron mucho era que tenía que hacer ejercicios de todas maneras y tomar agua, mucha agua.

Al principio es mucha información y harto que combinar: porciones, tipos de alimentos, frecuencias y cantidades. Por lo mismo andaba con mis hojitas para todas partes, las andaba trayendo escaneadas en mi celular, entonces para ir a almorzar o ir al supermercado, iba lista en mano. Con el tiempo ya te aprendes todo y es muy fácil ir combinando.

Desde el inicio no pasé nada de hambre, y a las dos semanas ya estaba más deshinchada. Es increíble como esta dieta no solo te hace bajar de peso, sino que hace que tu cuerpo esté más saludable: la piel se puso más brillante, se fortalecieron las uñas, nunca más tuve granitos ni alergias (que eran super comunes) e incluso mi nivel de rosácea bajó bastante. Yo estaba preocupada del peso, todas estas otras cosas llegaron felizmente por añadidura.

Al mes y medio tuve mi primer control, y ya había bajado 6 kilos! Lo importante no eran los kilos, sino que bajé mucho mi porcentaje de grasa hasta llegar a niveles normales. Lo que la nutricionista me explicó que esto era lo importante, porque significaba que el cuerpo estaba acelerando el metabolismo, y era una manera sana de bajar. “si esto hubiera sido baja en porcentaje de masa muscular, yo te suspendo la dieta porque no es la idea” me dijo. Además, cuando uno baja en grasa, es mucho más difícil que la dieta tenga un efecto rebote.

Ya llevo 5 meses con la dieta y ya logré mi peso….bajé 12 kilos!!!!!

Aparte de sentirme increíble, que la ropa me queda bien, que todos te suben el ego con sus comentarios, lo mejor es que ya estoy acostumbrada a comer así. No niego que soy un poco menos estricta que al principio, y si la ocasión lo amerita (comidas, cumpleaños, etc) igual me salgo, aunque trato de hacerlo de manera medida. Además comprobé que si como algo que no debo (frituras por ejemplo) mi cuerpo alega, y de verdad me siento muy pesada, entonces me cuesta menos manejar mi voluntad, ya que evito sentirme mal.

Hay detractores de la dieta; en mi caso y de acuerdo a mi perfil (cazador) mi alimentación es super balanceada, además que complemento todo con vitaminas que también me dieron. Estoy feliz, me siento bien, y lo mejor, me reconcilié con comer sano.

¿Tu sabías de la dieta del genotipo? Comparte también tu experiencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Menu Title