Experiencia PRP Plasma Rico en Plaquetas

Hace cuatro años que me realicé el tratamiento de rejuvenecimiento facial PRP : Plasma Rico en Plaquetas. Hoy les contaré cómo fue mi experiencia.

El día que me hice este tratamiento, recuerdo haber estado muy nerviosa ya de sólo pensar en agujas, me da pánico. Pero como dice el dicho popular, para ser bella, hay que ver estrellas. Lamentablemente varios de los tratamientos estéticos faciales que me hago, tiene que ver con jeringas (Botox y Ácido Hialurónico), la diferencia principal de este tratamiento con los que me había realizado antes, era la cantidad de pinchazos. Con la aplicación de Botox son máximo 8 a 10 pinchazos en cada zona (frente, patas de gallo y entrecejo) y con Ácido Hialurónico (me pongo en la zona de los paréntesis alrededor de la boca llamado surco nasogeniano), son 4 a 6 pinchazos más largos.

prp

Experiencia PRP Plasma Rico en Plaquetas

El tratamiento con plasma rico en plaquetas, fueron unos eternos 40 a 50 pinchazos, más cortos, rápidos y menos dolorosos, pero mi problema no es el dolor, mi problema radica en que le tengo pánico a las jeringas.

Una de las ventajas de este tratamiento, es que no requiere preparación de la piel, ni mayores cuidados posteriores. Es un tratamiento rápido y sin mayores complicaciones. Además, es un tratamiento autólogo (es tu propia sangre), por lo que no existe riesgo de infecciones o reacciones alérgicas a un producto determinado. La única preparación para este tratamiento es retirar todo el maquillaje, cremas y desinfectar tu cara.

plasma-rico-en-plaquetas

Llegué a la sala de procedimientos y una enfermera me sacó del brazo aproximadamente 60 cc de sangre. Luego de haber terminado, lleva tu sangre a una máquina que se encuentra en la misma sala de procedimiento a misma que luego introdujo a una máquina (tu ves todo el procedimiento).

La máquina es una especie de centrífuga en la que se introduce tu sangre en tubos con anticoagulante especial (el proceso de centrifugado es rápido, diez a quince minutos). Al centrifugar tu sangre, se obtiene la separación de las diferentes fracciones y se concentra el plasma rico en factores de crecimiento autógenos, concentrado de tus propias plaquetas. Así se obtiene el plasma rico en plaquetas que luego vuelven a inyectar en tu cara (o las zonas en que lo necesites).

¿Cómo funciona el PRP?

Los factores de crecimiento son sustancias biológicamente activas, que promueven la reparación de los tejidos. Los factores de crecimiento están en las plaquetas. Gracias a este tratamiento se obtiene un concentrado de plaquetas que liberan en tu piel a los factores de crecimiento, encargados de la producción de células.

Una vez que tu sangre rica en plaquetas está lista, comienza en proceso de infiltración intradérmica (en lugares como cara, cuello y dorso de manos, generalmente). La infiltración se puede realizar de dos maneras: a través de una jeringa tradicional pequeña o de una especie de pistola especial que realiza una infiltración más rápida.

En mi caso, el doctor que aplicó las inyecciones estaba justo ese día probando la pistola, y comenzó el tratamiento con ella. Con pistola los pinchazos eran más rápidos, pero al parecer se perdía un poco de sangre, por lo que la segunda mitad del tratamiento, lo finalizó con una aguja pequeña.

Todo el proceso, dura aproximadamente una hora. No les podría decir que duele, pero si eres como yo, que le tiene un miedo tremendo a los pinchazos… prepárate, ya que son aproximadamente 40 inyecciones en tu cara.

¿Qué pasa luego del tratamiento con PRP?

Cuando terminas el tratamiento, te vas a tu casa bastante hinchada y con la cara roja, pero se pasa luego de un par de horas. Luego de unos días se comienzan a ver los resultados, al mes ya se puede ver el resultado final. Se estimula la producción de colágeno, elastina y tejido epidérmico, lo que se traduce en una piel joven, tersa y de mejor calidad. Yo no noté grandes resultados, si mejoró un poco mi calidad de piel, pero no fue gran cambio. Nadie notó un cambio, excepto yo.

¿Cuándo hacer PRP y con qué frecuencia?

Este tratamiento se realiza a partir de los 30 años aproximadamente (edad en la que la piel empieza a perder su poder de regeneración o simplemente cuando los signos de envejecimiento son visibles). Se puede aplicar tanto como tratamiento preventivo de una piel joven o como restitutivo en una piel envejecida. Me atrevería a decir, que en este tipo de tratamientos, se pueden notar cambios contundentes cuando la piel está envejecida, más que con una piel de 30 años (edad que tenía cuando me hice el tratamiento).

PRP

La recomendación es hacerlo una vez al año, aunque algunos lo hacen cada seis meses. Los resultados dependerán del tipo de piel y de las lesiones previas, claro está, que los cambios se notarán más cuando la piel esté más envejecida.

Es un tratamiento que si recomendaría para pieles mayores de 30 o que sufran de envejecimiento prematuro por haber tomado mucho sol, por ejemplo. No lo recomendaría a modo de tratamiento preventivo, no estoy segura de que valga la pena hacerlo antes de los 35.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Menu Title