El engaño de las etiquetas de los alimentos

Francisca Duarte nos explica como desglosar las etiquetas de los alimentos que compramos en el supermercado y detectar publicidades engañosas:

Para explicarles como leer las etiquetas, tomaré el ejemplo de una mermelada rotulada como “libre de azúcar” y les voy a mostrar que esto generalmente es un engaño.

El engaño de las etiquetas de los alimentos

El engaño de las etiquetas de los alimentos

Antes de comenzar miraremos rápidamente la lista de ingredientes de esta mermelada: frutas, agua, fructosa…… etc. Bueno acá el problema, si bien en la lista de ingredientes no se nombra azúcar como tal, utilizan la fructosa que es azúcar de fruta, finalmente es prácticamente lo mismo, pero ocupan la fructosa para poder rotular el envase como “libre de azúcar” casos como estos hay por montones. Existen muchos nombres para evitar ocupar la palabra azúcar. Mi consejo es no consumir productos procesados, si ya tenemos que leer la etiqueta de algo, es porque es procesado. Siempre será mejor consumir frutas y verduras frescas, pero lamentablemente no siempre tenemos el tiempo de preparar todo nosotros.

image (4)

Volvamos a la etiqueta, lo primero que tenemos que fijarnos es el tamaño de la porción, y de las porciones por envase. En este caso la porción dice 15 gramos = 1 cucharadita y porciones por envase = 13. Partiendo de la base que una cucharadita no es nada! Nadie pone solo una cucharadita, por ejemplo para unas tostadas, mínimo unas 4 porciones, o sea unas 4 cucharaditas, ahí esta la primera estafa por parte de la industria ya que las porciones que ponen deberían ser reales a lo que las persones consumen.

Continuemos con las calorías. Si miramos las calorías, que es lo que la gran mayoría hace, se ven pocas he inofensivas, se rotula con sólo 17 calorías. Suena maravilloso, pero debes recordar que eso es por porción, y ya hablamos del engaño de las porciones. Si ocupamos 4 porciones ya tendríamos 68 calorías, lo que no suena tan grave, el problema es el origen de estas calorías. Lo importante no es solo el número de calorías totales de un alimento, hay que ver de que son esas calorías, ya que dependiendo de que fuente sea es el estímulo que provoca en nuestro cuerpo.

Si vemos las proteínas son prácticamente 0, son 0.1 Entonces nos podemos dar cuenta que esas calorías no provienen de proteínas.  Tampoco provienen de grasas ya que en la etiqueta aparece cero contenido. Finalmente llegamos al origen de estas calorías: los carbohidratos y vemos que dice 4 grs de carbohidratos por porción.

Bueno entonces nos damos que cuenta que esas calorías son sólo de carbohidratos, y si miramos mas abajo en la etiqueta dice azucares totales = 4 gramos, esto quiere decir que en su totalidad esos carbohidratos son de azúcar simple, no hay ni un gramo de carbohidratos complejos, son solo de azúcar. Puedes ver la diferencia entre carbohidratos simples y complejos AQUÍ.

image (5)

Si pensamos que a una tostada ponemos unas 4 porciones, estamos hablando de 16 gramos de carbohidratos (sólo en la mermelada sin contar los carbohidratos del pan por ejemplo)

Bueno acá la parte interesante, cuando les digo que la importancia de las calorías de un producto no es tan importante como su composición es porque cuando las calorías (energía) proviene de azúcar simple hay una respuesta hormonal en nuestro cuerpo. Esa respuesta es que en nuestra sangre se produce una producción de insulina, y mientras mas azúcar se ingiera más se eleva esa insulina (la insulina es necesaria pero en niveles controlados).

Cuanto mas productos fabricados con azúcar y harinas refinadas consumamos mas ansiedad nos dará, y también provocan más ansiedad por consumir este tipo de productos. Por eso muchas veces es preferible comer algún aliento que contenga grasas buenas o proteínas, ya que las proteínas y las grasas a diferencia de los carbohidratos no provoca esa reacción hormonal, por lo tanto nos ayuda a saciarnos por mas tiempo y mantener la ansiedad controlada. Por supuesto que las grasas buenas y las proteínas deben consumirse con moderación y según nuestras necesidades y actividad diaria que realicemos. Si vamos a consumir carbohidratos siempre es preferible escoger carbohidratos complejos que carbohidratos simples (azúcar) ya que también tienen diferentes respuestas en nuestro cuerpo. Los carbohidratos proporcionan energía inmediata y son importantes, pero hay que saber cuáles comer y a que hora comerlos.

En un siguiente post, les enseñaré cómo hacer sus propias mermeladas pero en su versión mas saludable y baja en calorías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.