El apego inmediato

Cada vez que nace un bebé,  busca el calor de su mamá, en el seno materno, buscan el apego inmediato. Es que la naturaleza es tan perfecta que al entender que el ser humano es el único mamífero que no puede sobrevivir sin su madre, por que nacen muy inmaduros, el bebé realiza el grito de auxilio, para que ella lo tome y contenga desde ese momento y durante todo el tiempo.

La importancia del apego inmediato

Es importante permanecer las primeras horas tras el nacimiento en contacto íntimo, ya que los bebés permanecen despiertos y tranquilos y logran controlar la respiración, el ritmo cardíaco, la temperatura, el azúcar, disminuyen el estrés del nacimiento y como consecuencia el llanto, por lo que aumenta la capacidad de acoplarse satisfactoriamente al pecho, ya que alestar en contacto piel con piel, aparece naturalmente el reflejo de succión y el bebé se calma.

Apego inmediato

Mientras más tiempo esté la mamá con su bebé y de pecho a libre demanda, mejor será la lactancia materna a la salida de la clínica. En situaciones normales y cuando es un niño sano, siempre logran acoplarse, porque es tan perfecto nuestro cuerpo, que el líquido amniótico que lo rodeó durante nueve meses,  tiene el mismo olor que el calostro, por lo que se guiará a través de su olfato y se arrastrará hacia el pecho hasta prenderse de él.

El recién nacido tarda 40 minutos aproximadamente en acoplarse y amamantar por si solo. Y es preferible así, sin presiones ni exigencias, ya que se está acondicionando a este nuevo mundo y a la forma de nacer que le tocó. Si favorecemos el apego, no pasará frío, han sido diseñados con tal delicadeza que el cuerpo de la madre tiene mayor temperatura que la que tenía antes del embarazo.  Entonces la madre debe contenerlo y abrazarlo y no perderá calor. Y es tan lógico que si pensamos en las situaciones que hemos tenido frío y recibimos un abrazo, siempre será mejor que ponerme un chaleco.

apego inmediato

Durante este tiempo, el recién nacido escuchará el corazón de la mamá, que es la única música que lo acompaño esos 9 meses y lo que puede contenerlo durante su vida fuera del útero. Comenzará a ser colonizado por las bacterias de su mamá, que lo protegerán contra la invasión de otras. Si se le separa, su cuerpo será colonizado por otras, de las que él no ha conocido jamás.

Para el recién nacido su hábitat es el cuerpo de la madre, es su nuevo útero; no los separen. El apego inmediato ayudará a establecer un mayor vínculo con la madre y disminuirá el estrés del nacimiento y ayudará en un futuro a su salud y desarrollo emocional.

 

María Jesús Farizo G.

Founder Babymed.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Menu Title