Corrector VS Iluminador de maquillaje

corrector vs iluminador

Javiera Huerta nos cuenta del uso de Corrector VS iluminador ¿puede tomar uno el lugar del otro?

corrector vs iluminador 1

La industria de maquillaje es cada vez más amplia y debido a esto muchas veces nos equivocamos al elegir un producto porque no sabemos bien cuáles son sus funciones. Un claro ejemplo de esto, es la elección de los iluminadores y los correctores, ambos nos ayudan a disimular  una mala noche, entregarnos vitalidad y frescura, esconder manchas en la piel y otras imperfecciones, pero ellos no dejarán en nuestra piel los mismos resultados, sin embargo la línea que los separa es muy delgada.

Los correctores se utilizan principalmente para esconder ciertas imperfecciones de nuestro rostro, como por ejemplo, atenuar manchas y esconder arrugas, o sea, para que ciertas partes de nuestra cara pasen desapercibidas, también se utilizan para unificar y corregir el tono de nuestra piel. Una de las grandes diferencias de los correctores con los iluminadores, es que el primero se utiliza generalmente en el primer paso del maquillaje, y los iluminadores en el último paso.
Los iluminadores tienen un efecto contrario al de los correctores, ya que ellos buscan resaltar ciertas partes de nuestro rostro y entregar luz a la zona, por ende no sirve para tapar las imperfecciones de nuestro cutis. Si aplicas iluminador en algún lugar que quieras esconder, conseguirás el efecto contrario y lograrás darle protagonismo a la zona, ya que como su nombre lo dice, le dará luminosidad. Este producto, nos entrega un toque de vitalidad y frescura (solo si lo aplicas correctamente).

corrector vs iluminador 2Cuando las imperfecciones que quieres ocultar no están muy marcadas, el iluminador sí puede tomar el lugar del corrector, pero el corrector que utilizas a diario nunca te servirá para iluminar zonas de tu rostro (ya que es de un tono parecido al de tu piel), si quieres iluminar tu rostro con corrector, debes utilizar tonos más claros, pero esto sirve solo para zonas grandes, como por ejemplo, los pómulos. Debido a esto último, debemos tener claro que cualquier producto que entregue luz a nuestra piel es un iluminador, así que si no quieres tener productos que atraigan la luz y destaquen ciertas zonas de tu rostro, debes evitar comprar cosméticos con tonalidades claras, con pigmentos metálicos o brillos, e incluso algunos con texturas cremosas, pero si ya tienes productos con dichas características, evita aplicarlos en las zonas que quieres esconder.

En resumen, ambos productos nos ayudan a unificar el tono de nuestra piel, pero el iluminador además, tiene la capacidad de destacar la zona donde lo apliquemos. El corrector sólo cubre (pero si tienes tonos más claros iluminan). La principal función del corrector, es esconder imperfecciones del rostro y unificar el tono de este. La principal función del iluminador, es darle protagonismo y luz a la zona que nos interesa resaltar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Menu Title