Cómo combatir los poros abiertos

poros abiertos

Los poros de la piel, son los encargados de eliminar el sudor entre otras cosas. El aumento de tamaño de los poros, hace que nuestra piel se vea uniforme o irregular, se ve más porosa y menos iluminada, incluso puede experimentar cambios en el tono.

Este problema es muy común y no distingue edad ni sexo, aunque suele ser más común en los hombres. El tamaño de estos poros puede variar en cada persona. Al paso de los años, si este problema no se atiende debidamente, lo más probable es que el poro se dilate cada vez más por el efecto acumulativo. La zona de la cara en donde se concentra este problema, es la zona T (zona más grasa del cutis: frente, pómulos, nariz y alrededor de la boca)

¿Por que tenemos poros abiertos?

El tamaño de los poros del rostro se determina genéticamente y se ve afectado por razones hormonales. El problema resulta mayor cuando estos se obstruyen con toxinas, grasa, células muertas y bacterias, provocando que se abran y generen granos y puntos negros. También pueden verse afectados por exponerse mucho a los rayos UV sin la protección adecuada, la humedad y el calor, factores de contaminación o por falta de regeneración celular. El paso del tiempo también hace que la piel pierda su elasticidad lo que agrava el problema.

¿Cómo atacamos el problema?

Lo primero que debes saber es que el problema de los poros no tiene una solución definitiva, pero debemos actuar rápido, mientras más tiempo pasa, el problema se agrava. También debemos ser constates, ya que existen productos cosméticos que combaten los poros abiertos, pero al dejar de usarlos, nuestros poros vuelven a crecer.

Siempre es recomendable tener una buena higiene facial, lavar o limpiar tu cara 2 veces al día, con agua tibia, no caliente y utilizar toallitas o lociones astringentes para eliminar la grasa o sebo, evitando así que los poros se obstruyan. Utilizar exfoliantes una vez por semana y hacer limpieza de cutis en un lugar especializado, no intentes reventar en tu casa los granitos ya que puedes maltratar tu piel y dejar cicatrices.  Cuida a tu piel de los rayos UV los 365 días del año, también, intenta comer sano, tomar mucha agua.

Existen tratamientos que también pueden ayudarnos a combatir el problema:

  • Hay cremas especiales, con efectos peeling para mantener los poros limpios y ayudar a que se vean más pequeños, además de promover la regeneración celular. Los efectos de estas cremas y tónicos son temporales pero notables. Toda crema con retinoll, vitamina C, ácido glicolico u otros AHA ayudan que los poros se vean más pequeños. Debes tener el doble de cuidado con el sol si estas usando cremas con efecto peeling
  • Los tratamientos con láser, promueven la producción de  colágeno y elastina, logrando que ésta se contraiga y haciendo que los poros se aprieten. Con este tratamiento se consigue una piel más rosada y juvenil.
  • La radiofrecuencia es responsable de estimular el colágeno mediante el calor, lo cual reafirma la piel, reduce los poros abiertos y le aportan al rostro y cuello un aspecto más luminoso.
  • Tratamientos con peelings químicos como retinoides de manera oral o a través de cremas, puede ser muy favorable si está suministrado en la concentración y período de tiempo determinado para cada persona. No intentes comprar un tratamiento que un dermatólogo le recetó a una amiga, puede que no sea efectivo para ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Menu Title