Carboxiterapia

La carboxiterapia es una técnica no quirúrgica y mínimamente invasiva, que utiliza el gas de dióxido de carbono con fines terapéuticos y estéticos, con el objetivo de obtener una mejor oxigenación de los tejidos. La técnica, conocida desde hace muchos años, consiste en introducir microdosis de dióxido de carbono en concentración y pureza médica en el tejido subcutáneo. Esto provoca a nivel local un desplazamiento de la curva de la hemoglobina, mejorando la oxigenación del tejido. Se utiliza como tratamiento para suavizar arrugas, eliminar los círculos oscuros que aparecen bajo los ojos, desvanecer cicatrices, y combatir adiposidades localizadas y celulitis.

carboxiterapia

¿Cómo es el tratamiento?

La aplicación más usada es la subcutánea, el proceso consiste en la aplicación de microinyecciones en zonas localizadas, mediante un equipo diseñado para este fin, controlando el flujo de gas, la dosis administrada y el tiempo. Con una fina aguja se administra el CO2 bajo la piel, normalmente se suele sentir una especie de quemazón que a los pocos minutos desaparece.

Una sesión de carboxiterapia, dependiendo del área tratada, puede durar de treinta minutos a una hora. El dióxido permanece en el organismo durante 24 horas, por lo que las sesiones se realizan 2 a 3 veces por semana. El total de sesiones dependerá de que zona estamos tratando y cada caso en particular, pero en general se realizan de 12 a 24 sesiones. Suele ser un poco doloroso, sobre todo para personas que no soportan ver una jeringa.

Como en cualquier procedimiento estético, es importante asegurarse que el tratamiento sea realizado por un especialista capacitado y en un lugar que cumpla con las condiciones de higiene y seguridad que exige el organismo regulador de cada país. Si bien es una técnica simple que sólo requiere aplicar CO2 con una aguja, es preciso tener las destrezas necesarias para las técnicas de aplicación que difieren según el tratamiento y el efecto que se busque.

Contraindicaciones y efectos secundarios:

El dióxido de carbono es un gas no tóxico, muy soluble y con mucha difusión alrededor del sitio de la inyección. Al ser inyectado, se siente una sensación de hormigueo frío o caliente, algunos experimentan sensación de pesadez o malestar en la zona, que luego de unos minutos desaparece. Luego de ser inyectado, puede presentar pequeños hematomas e infecciones en caso de que se rompa alguna barrera de la piel. La Carboxiterapia es una técnica para ser usada en personas que tengan buena salud. Si sufres de alguna enfermedad, siempre es recomendable preguntarle a tu doctor antes de realizar cualquier tratamiento.

Las enfermedades contraindicadas para este tratamiento son:

  • Insuficiencia hepática 
  • Enfermedades respiratorias
  • Enfermedades renales
  • Enfermedades cardíacas
  • Diabetes
  • Epilepsia
  • Embarazo y lactancia
  • Cáncer
  • Trastornos de la circulación
  • Infecciones o cualquier enfermedad a la piel en el área a ser tratada.
  • No se recomienda el tratamiento en personas resfriadas y con fiebre.
  • No se recomienda el tratamiento durante el período menstrual

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Menu Title