Blefaroplastia : Cirugía de Párpados y Bolsas

La Blefaroplastia es un procedimiento quirúrgico que consiste en la remodelación del párpado superior o inferior eliminando y reposicionando el exceso de tejido y reforzando los músculos y tendones circundantes, destinado a extraer la grasa y el exceso de piel de los párpados tanto inferiores como superiores. Incluso existen casos más graves que este exceso de piel puede hasta interferir con la capacidad de visión periférica en algunos pacientes.

Cuando los párpados superiores se caen o las o las bolsas inferiores (ojeras) son muy pronunciadas, dan a nuestra cara un aspecto cansado e incluso nos hacen parecer mayores de lo que somos.

Qué es la Blefaroplastia

Es una cirugía estética que mejora el aspecto de los párpados, eliminando el exceso de piel y grasa para así, tensar el músculo orbicular, tiene incisiones que se cierran con suturas muy finas. No hay que confundir el exceso de piel y grasa con las arrugas llamadas ”patas de gallo” o las cejas caídas, para esto generalmente se utiliza botox.

Blefaroplastia : Cirugía de Párpados y Bolsas

¿Quienes son candidatos ideales para blefaroplastia ?

Los candidatos ideales para someterse a una blefaroplastia normalmente son personas a partir de 35 años que por motivos hereditarios o debido al paso del tiempo, han detectado una caída de la piel de los párpados superiores o bien un hinchazón en la parte inferior del ojo.

¿En qué consiste el procedimiento?

El procedimiento dura entre 40 minutos y 2 horas, bajo anestesia general y normalmente no es necesario permanecer en la clínica más que unas horas tras la cirugía.

La cicatrización de esta intervención son casi imperceptibles luego de tres meses, ya que los párpados están considerados como la zona del cuerpo con mejor cicatrización. La recuperación de esta operación es rápida, ya que la hinchazón y los hematomas iniciales desaparecen en una o dos semanas. Sin embargo, el resultado final no se aprecia totalmente hasta después de varios meses. Luego de realizar la cirugía, se debe aplicar una pomada oftálmica y unos apósitos con suero fisiológico muy frío con el fin de reducir las molestias y la inflamación. Pero no es necesario tapar los ojos impidiendo la visión.

Posibles Complicaciones

Como todos los procesos quirúrgicos, la blefaroplastia puede acarrear complicaciones postoperatorias, estos efectos secundarios, que suelen ser temporales, son los siguientes:

  • Dolor: Es normal sentir algo de dolor y tensión en la zona después de la intervención pero puede ser tratada con medicación. La mayoría de los pacientes opinan que no es un dolor grave sino más bien una sensación de incomodidad.
  • Inflamación: Suele producirse inflamación en la zona en la que se han practicado las incisiones pero puede reducirse aplicando frío o manteniendo la cabeza elevada.
  • Visión borrosa: Está causada por la inflamación y debería pasarse en pocos días.
  • Cicatrices: Los cirujanos siempre intentarán dejar el mínimo de cicatrices posible y realizar las incisiones en lugares en los que dichas cicatrices vayan a ser menos perceptibles. La mayoría de las cicatrices desaparecerán o pasarán inadvertidas.
  • Asimetrías y alteraciones en la apertura y cierre de los párpados: Son también efectos secundarios temporales y su frecuencia es baja.

cuidados-contorno-ojos

Posibles Riesgos de la Blefaroplastia

Las operaciones de cirugía de párpados presentan también un cierto grado de riesgo, que debemos conocer y valorar antes de tomar la decisión de operarnos. La blefaroplastia es un procedimiento seguro, sobre todo si estamos en manos de un cirujano experimentado y cualificado y seguimos al pie de la letra sus indicaciones. Sin embargo, existe la posibilidad de sufrir complicaciones, algunas de las cuales pueden ser graves:

  • Problemas de sequedad ocular: Aunque es raro, la intervención puede alterar la producción de lágrimas de forma permanente. Esta alteración es más habitual en pacientes que ya presentaban problemas de sequedad ocular antes de la operación.
  • Infección: Es una complicación poco frecuente y puede ser tratada con antibióticos.
  • Cicatrización anormal: Pueden aparecer cicatrices de diferente color al de la piel circundante o marcas visibles en el párpado. En caso de cicatrización anormal, puede ser necesario volver a someterse a una intervención para corregirla. También puede haber retrasos en la cicatrización e incluso reapertura de las heridas.
  • Sangrado: Pueden aparecer hemorragias tanto durante la intervención como después de ella. La hemorragia puede darse alrededor del globo ocular o debajo de la piel. Esta complicación es poco frecuente pero, cuando se da, suele requerir tratamiento de urgencia.
  • Lesiones en los nervios, vasos sanguíneos o músculos del ojo.
  • Separación entre el párpado inferior y el globo ocular: Es un riesgo muy infrecuente pero, cuando aparece, puede necesitarse otra intervención para corregirlo.
  • Dolor crónico: Es muy poco frecuente pero el dolor tras la operación puede mantenerse de forma permanente.
  • Ceguera: Puede aparecer como consecuencia de un sangrado interno alrededor del globo ocular pero la frecuencia de esta complicación es muy rara.
  • Asimetría: Pueden aparecer pequeñas variaciones entre ambos párpados tras la operación.
  • Problemas en la cornea por desecación: Si tras la blefaroplastia el paciente tiene dificultad para cerrar los párpados, la cornea puede dañarse por la desecación. Para corregirlo, puede ser necesaria otra intervención.
  • Reacciones alérgicas a la anestesia o a los medicamentos y vendas utilizados en el postoperatorio.
  • Perdida de las pestañas del párpado inferior, ya sea temporal o permanente.
  • Otras complicaciones infrecuentes: Deformidades estéticas, pérdida de la función de los párpados, pérdida de la sensibilidad, caída de las cejas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Menu Title