Cómo Bajar de Peso Durmiendo

Hace un tiempo, la revista SLEEP publicó un estudio que señala que el mientras más horas de sueño tengas, es menor la cantidad de alimentos que se consumen. Se puede Bajar de Peso Durmiendo ? Revisa esta nota!

Se puede Bajar de Peso Durmiendo

Bajar de Peso Durmiendo

La calidad de la piel y el buen dormir

El buen dormir interfiere en varios procesos de nuestro cuerpo. Por ejemplo, hay estudios que comprueban que una buena calidad de sueño provoca una mejor recuperación de la piel luego de la exposición solar.

En cambio, las personas que tienen una mala calidad del sueño puede acelerar los signos de envejecimiento de la piel y debilitar la capacidad de la piel para repararse a sí mismo en la noche.

¿Sirven las siestas?

También hay muchos estudios sobre las siestas, que concluyen que existe una relación entre las siestas muy largas y el aumento de los índices de depresión, enfermedades cardiovasculares y un peor estado de salud.

Déficit atencional

Otra investigación realizada con adolescentes indican que al dormir siesta sus ritmos cardíacos se retrasan y suelen irse a dormir más tarde, empeorando el descanso nocturno y provocando déficit atencional.

¿Cómo se puede Bajar de Peso Durmiendo?

La revista Sleep realizó un estudio en el que se analizó la duración del sueño, la desregulación de la glucosa y la regulación hormonal del apetito en 27 hombres y mujeres de peso normal, entre los 30 y los 45 años de edad.

Los resultados del estudio demuestran que al aumentar las horas de sueño, se podría conducir a una ingesta reducida de alimentos, aunque el proceso hormonal es diferente entre hombres y mujeres.

Diferencia entre hombres y mujeres

Los participantes fueron estudiados bajo dos condiciones: sueño corto (4 horas) y sueño habitual (9 horas).

El sueño corto aumentó los niveles totales de grelina (la hormona del apetito) en los hombres, pero no en las mujeres; y redujo los niveles de GLP-1 (la hormona de la saciedad) en las mujeres, pero no en hombres.

De los resultados se deduce que dormir menos de cuatro horas produce un aumento del apetito en los hombres, mientras que en las mujeres reduce la sensación de saciedad. Ambos efectos pueden conducir a un aumento de la ingesta de comida, aunque por vías diferentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Menu Title