9 Reglas de oro para comer sano

reglas de oro para comer saludable

María Angélica Uribe nos cuenta sus 9 reglas de oro para comer sano:

Las elecciones que hacemos, los gustos, el animo, nuestra personalidad se puede descubrir mediante nuestras vestimentas. Es un reflejo de nosotros mismos; al igual que nuestro cuerpo; es un reflejo de lo que comemos, de nuestra alimentación y preocupación hacia nuestra persona. Si somos personas preocupadas por nuestra apariencia diaria, tenemos que partir por la base de preocuparnos por nuestro organismo y “medio de transporte” propio que es nuestro cuerpo.

Aquí te dejo unas reglas maravillosas para que comas de una forma sana y amiga de la línea:

1.- Tomar agua o jugo natural media hora antes de las comidas:

Da sensación de saciedad que evita caer en la gula. Además que tomar líquido suficiente es fundamental para el correcto funcionamiento intestinal y renal y por ello es indispensable para mantener el peso y la buena forma.

2.-Masticar bien y tomarle el gusto a cada cucharada:

Es esencial tanto para digerir bien como para conseguir y mantener el peso ideal:

  • Le pondrás énfasis en el sabor de la comida e iras acostumbrando el paladar a los sabores más naturales y frescos que a las comida muy condimentadas
  • Masticar facilita la digestión, no solo porque desmenuza los alimentos, si no que los impregna de saliva (lo que es muy importante para todos los hidratos de carbono: pan, pasta, cereales, etc..)
  • Evitaras comer de forma compulsiva y tendrás mayor sensación de saciedad.

3.- Tomar un buen desayuno:

Un desayuno a base de fruta, pan o cereales integrales y algún producto lácteo o de soya, te dará una energía estable y regular que tu organismo ira quemando durante la mañana. Esto no pasa con los desayunos a base de café con leche y tostadas o pasteles. A media mañana sentirás el clásico desfallecimiento: bajón energético y hambre. La razón es simple: son azúcares y carbohidratos de rápida absorción, una autentica bomba de calorías en poco rato y como no necesitamos tanta energía en ese momento se almacena en forma de grasa. Pero también se produce un desequilibrio en el nivel de azúcar en la sangre.

4.- Si sientes hambre entre comidas, come algo saludable:

Prefiere siempre comer fruta, yogurt, galletas integrales, tostadas de pan integral, etc.

5.-Sustituir los cereales, harina blanca y azúcar refinado por alimentos integrales biológicos:

Los alimentos biológicos son más sanos porque en su cultivo se realiza mediante la agricultura ecológica, que no utiliza químicos de síntesis para eliminar insectos, plagas o malas hierbas en el terreno, acelerar el crecimiento, etc.

6.- Empezar las comidas con fruta o una ensalada abundante:

Los alimentos crudos son el inicio ideal de una comida porque tienen enzimas digestivas.

7.- Evita los fritos y las grasas de origen animal:

El consumo de grasa animal se ha multiplicado mientras la actividad física ha disminuido notablemente.

8.- No abusar de las proteínas animales:

La mayoría de las dietas consisten en eliminar el pan y la pasta y comer más filetes y queso. Este es un mito que debe desterrarse. En primer lugar no es en absoluto cierto que las proteínas no engorden como se suele creer. El organismo utiliza una determinada cantidad de proteínas, o mejor aminoácidos, para construir sus propios tejidos y para sustituir las células y tejidos dañados o envejecidos. Nuestro organismo es capaz de transformar las proteínas en material combustible; es decir en energía. Esto sucede cuando comemos más proteínas de las que necesitamos, especialmente cuando existe una carencia de carbohidratos en la alimentación.

9.- Combinar bien los platos:

Procurar que en una sola comida no e junten cantidades importantes de carbohidratos y de proteínas. No hay que olvidar que cada enzima actúa sobre un tipo distinto de alimento y necesita poder desarrollar su función en un medio determinado.

María Angélica Uribe
mangelicauribe@gmail.com
Facebook
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Menu Title